X

Uso de cookies

La página web de Corresponsales de Paz utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, así como para optimizar nuestros servicios. Si continua navegando sin cambiar su configuración, consideraremos que acepta recibir cookies en esta página web. Sin embargo, si así lo desea, puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento así como obtener más información aquí.

Comunicación y credibilidad

Rajoy durante un comité ejecutivo del PP | EFE
Rajoy durante un comité ejecutivo del PP | EFE
Pablo A. Iglesias  |  Director de Información de Servimedia y de Corresponsales de Paz
Dicen los expertos que si recupera un millón de votantes desencantados tendrá en el bolsillo la victoria y en su mano continuar cuatro años más en La Moncloa. Rajoy apenas tiene seis meses de plazo pero cree que es posible recuperar su confianza con una campaña política y pedagógica como nunca antes había desarrollado. ¿Dónde ha quedado el gallego impasible, con su paciencia infinita, equidistancia calculada y prudencia conservadora? La sangría de poder sufrida en las elecciones autonómicas y locales del 24 de mayo ha provocado que al fin abra los ojos a la realidad sociológica de España y despierte ante la batalla ideológica que le espera hasta la cita con las urnas.
Un mes ha bastado para comprobar que Rajoy va a pelear duro para ganar las elecciones. Parece que al fin se ha desprendido de la anticuada y errónea táctica de Pedro Arriola que sostiene que al PP le basta con ponerse de perfil para ganar como en 2011. El líder de los populares ha dado la vuelta como un calcetín a su estrategia habitual y ha tomado la iniciativa. Nombró tres nuevos vicesecretarios generales en el PP, ha bajado el impuesto del IRPF con carácter retroactivo desde el 1 de julio, ha duplicado sus apariciones públicas, concede más entrevistas que nunca e incluso visita negocios familiares por sorpresa para mostrarse cerca de quienes más han sufrido por la crisis. Rajoy se ha puesto el gorro de trabajo y pelea en primera persona en busca del voto perdido. Sin duda el dirigente gallego ha cambiado de manera radical la estrategia y parece obsesionado por convencer a los españoles de que la crisis económica ha quedado atrás y que ha sido gracias a las reformas del PP, por duras e impopulares que resulten algunas de ellas.
El cambio radical de Rajoy pasa principalmente por comunicar más y mejor, hasta ocupar casi todos los espacios mediáticos para contrarrestar el discurso del adversario. Nunca puso tanto empeño en comunicar quien tantas veces ha demostrado lo poco que le importa la comunicación. A Rajoy le gustamos poco los periodistas y tampoco demasiado los periódicos. Si por él fuera, prohibiría los titulares para obligar a leer el texto completo. Pese a su desconfianza generalizada en los medios, ahora se vuelca con ellos. Cree que así recuperará los votos perdidos pero le falta un elemento esencial, aún más importante que la comunicación y la acción política. El problema de Rajoy era muy variado pero sin duda tenía dos elementos clave: la falta de comunicación y de acción política. Ahora que lo ha corregido quizás no sea suficiente.
La comunicación es inútil cuando no existe credibilidad. Sin credibilidad el mensaje se pierde: cae en saco roto o, incluso, provoca el efecto contrario al deseado y acaba en hartazgo. Por mucho que prometa e incluso por mucho que haga servirá de poco si los españoles no le creen, si en tanta rueda de prensa perciben una sobreactuación, si en sus discursos optimistas detectan oportunismo, si en las nuevas medidas sociales vislumbran electoralismo y si en sus advertencias contra la izquierda vislumbran desesperación. En solitario, cada nuevo gesto de Rajoy es oportuno y necesario. Pero en el conjunto de esta legislatura llega tarde y casi a lo kamikace. Debería haberse comportado así desde el primer día y haber dado la cara cuando más difícil era. La credibilidad perdida nunca vuelve. Por eso Rajoy se conforma con un millón de abstencionistas. Porque sabe que los 10 millones de votos de 2011 son una utopía. Nunca jamás se repetirán y menos aún con este candidato.
Artículo publicado en www.lasemana.es y reproducido en Corresponsales de Paz por gentileza de la dirección de LaSemana.es. 
Fuente: LaSemana.es
Para comentar y votar, es necesario iniciar sesión
Opinión
Isidoro Jiménez | 15/02/2021
Isidoro Jiménez

Isidoro Jiménez, profesor de historia y RRII de la UFV, aborda la cuestión de golpe de Estado en Myanmar consumado el pasado 1 de febrero de 2021. Leer más

David Mejía | 27/01/2021
David Mejía

"Sería un grave error considerar que Illa es un significante vacío. Illa encarna el relato del choque de trenes, el de "todos hemos cometido errores", David Mejía, sobre la salida de Illa del Ministerio de Sanidad Leer más

Galería Multimedia
Irene Sánchez NBC TELEMUNDO (MIAMI) Roberto Fernández Balaguer TELECINCO Angie Rigueiro ANTENA 3 Óscar Rincón LA SEXTA Helena Crespí TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Pablo Pinto DEPORTES CUATRO Belén Chiloeches PERIODISTA INTERNACIONAL FREELANCE Álvaro de la Lama REAL MADRID TELEVISIÓN Sarai Pérez LA SEXTA Federico Cardelús TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) María Rodríguez Vico TELEMADRID Óscar Mijallo TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Laura Gómez TELEMADRID | Rai Robledo Ricardo Altable TELEMADRID Arantxa Gómez EL HORMIGUERO Miguel Ángel Fonta CORRESPONSAL DE TVE EN LONDRES Javier Trinidad LA SEXTA Guillermo Fernández de Oliveira ZAPRUDER PICTURES Luis Ferrández DIRECTOR DE CINE Pedro González Kühn SINTAGMA FILMS Belén Palancar DEUTSCHE WELLE Y TELECINCO Verónica Zumalacárregui TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Jesús Labandeira Mediaset España Guillermo Patrikios CINEASTA Álvaro Vilches PRENSA DE LA VUELTA Álvaro Fernández TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE)
Calendario
  • Evento propio
  • Evento ajeno
Síguenos
Suscríbete a nuestro Newsletter