X

Uso de cookies

La página web de Corresponsales de Paz utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, así como para optimizar nuestros servicios. Si continua navegando sin cambiar su configuración, consideraremos que acepta recibir cookies en esta página web. Sin embargo, si así lo desea, puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento así como obtener más información aquí.

"Por más que me rebano el cerebro..."

Daniel Lobo | Flicr/CC
Daniel Lobo | Flicr/CC
Homero Valencia  |  Colaborador de Mirada21

“Por más que me rebano el cerebro, no doy con la solución”. Confundir “me devano los sesos” por rebanar (cortar algo de una parte a otra) es uno de los ejemplos del “neoespañol” o “idioma aproximado” que nos inunda. Estas dos expresiones (“neoespañol” y “español aproximado”) son las que utiliza Ana Durante en su libro Guía práctica del neoespañolque han comentado recientemente, entre otros muchos, los escritores Javier Marías y Álex Grijelmo para denunciar el deterioro del castellano que antes leíamos y que va desapareciendo a gran velocidad.

A medida que desaparece el idioma español, aparece ese “español aproximado” en el que no existe la precisión, en el que se construyen frases absurdas desde el punto de vista semántico y en el que se estiran artificialmente las palabras y locuciones: “habrá precipitaciones en forma de nieve” para decir que nevará o “una herida por asta de toro” en vez de una cornada).

Los ejemplos de esta neolengua que se recogen en el libro son abundantes. Estos cientos de incongruencias, desatinos, cursilerías y errores aparecen en periódicos, novelas, prospectos…, y al leerlos no sabe uno si reír o llorar. Al antiguo y correcto “poner la carne de gallina” le sustituya el incorrecto “poner la carne de punta”. O aparecen expresiones enigmáticas, que no se sabe bien qué quieren decir, como “su trato a veces puede aminorarse difícil”, “lo miró atusando las pestañas”, “la oyó desertar hondos suspiros” o “pifió ella mirándole a los ojos”.

Y repito que son expresiones que aparecen en publicaciones impresas, que han pasado por las manos (y los ojos) de editores, escritores y periodistas, por quienes escriben subtítulos y por quienes doblan las películas. (Recuerdo que en cierta ocasión nos invitaron a varios periodistas a ver una película sobre Nixon para que detectáramos errores, y rápidamente hice notar que en un subtítulo –la película estaba doblada- aparecía la denominación “Casa de los Representantes” para designar a la Cámara de los Representantes porque alguien había traducido literalmente House of por Casa de).

Entre esas expresiones que hemos leído y que producen llanto o risa también aparecen la de “una camisa que le profería un aire chulesco”; “el religioso ahorcó sus hábitos”, “nadaba en deudas” (en vez de “se ahogaba en deudas”), “le dio la espalda con la vista”, “abrazó mis dedos entre los suyos”, “sus ojos tintinearon” (¿y a qué sonarían?), “tenía las manos apretadas formando puños”, “sus ojos se abnegaron en lágrimas” (en vez de anegarse en) y “por más que me rebano el cerebro, no doy con la solución” (¡pobre hombre, intentar pensar sin medio cerebro!). O hablando de una persona a la que le faltan algunos dientes: “Sonrió mostrando los dientes que le faltaban”.

A una de estas expresiones del “español aproximado” (“tan pronto le quitó el ojo, la joven salió corriendo”), la autora del libro apostilla irónicamente: “Lo que no es de extrañar; cualquiera de nosotros habría hecho lo mismo”.

Muchas de estas expresiones del “neoespañol” mueven a risa si no fuera porque dan pena: “el religioso ahorcó los hábitos”, “la camisa le profería un aire chulesco”, “dijo propiciándole un beso en la frente”, “había fletado todo el hotel”, “lo miró atusando las pestañas”, “la oyó desertar hondos suspiros”, “el viento cambió de dirección sin cita previa”, “intentó besarle los labios de él con los suyos”…

Estos cómicos pero tristes ejemplos provocan, como antes apunté, la risa y al mismo tiempo el llanto a quienes creen, creemos, que la lengua española debe ser un sólido y comprensible instrumento para entendernos, y sobre todo un básico instrumento de trabajo para los  periodistas, porque mucha gente, para bien o para mal, habla y escribe como oye y lee a los comunicadores.

Artículo publicado en www.mirada21.es y reproducido en Corresponsales de Paz por gentileza de la dirección de Mirada21.es. 
Fuente: Mirada21
Para comentar y votar, es necesario iniciar sesión
Opinión
Isidoro Jiménez | 15/02/2021
Isidoro Jiménez

Isidoro Jiménez, profesor de historia y RRII de la UFV, aborda la cuestión de golpe de Estado en Myanmar consumado el pasado 1 de febrero de 2021. Leer más

David Mejía | 27/01/2021
David Mejía

"Sería un grave error considerar que Illa es un significante vacío. Illa encarna el relato del choque de trenes, el de "todos hemos cometido errores", David Mejía, sobre la salida de Illa del Ministerio de Sanidad Leer más

Galería Multimedia
Irene Sánchez NBC TELEMUNDO (MIAMI) Roberto Fernández Balaguer TELECINCO Angie Rigueiro ANTENA 3 Óscar Rincón LA SEXTA Helena Crespí TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Pablo Pinto DEPORTES CUATRO Belén Chiloeches PERIODISTA INTERNACIONAL FREELANCE Álvaro de la Lama REAL MADRID TELEVISIÓN Sarai Pérez LA SEXTA Federico Cardelús TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) María Rodríguez Vico TELEMADRID Óscar Mijallo TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Laura Gómez TELEMADRID | Rai Robledo Ricardo Altable TELEMADRID Arantxa Gómez EL HORMIGUERO Miguel Ángel Fonta CORRESPONSAL DE TVE EN LONDRES Javier Trinidad LA SEXTA Guillermo Fernández de Oliveira ZAPRUDER PICTURES Luis Ferrández DIRECTOR DE CINE Pedro González Kühn SINTAGMA FILMS Belén Palancar DEUTSCHE WELLE Y TELECINCO Verónica Zumalacárregui TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Jesús Labandeira Mediaset España Guillermo Patrikios CINEASTA Álvaro Vilches PRENSA DE LA VUELTA Álvaro Fernández TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE)
Calendario
  • Evento propio
  • Evento ajeno
Síguenos
Suscríbete a nuestro Newsletter