X

Uso de cookies

La página web de Corresponsales de Paz utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario, así como para optimizar nuestros servicios. Si continua navegando sin cambiar su configuración, consideraremos que acepta recibir cookies en esta página web. Sin embargo, si así lo desea, puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento así como obtener más información aquí.

El funambulismo chino, clave para contener la tensión entre Irán y Pakistán

Javier Redondo  |  Profesor de los grados en Filosofía, Política y Economía y en Comunicación Global de la UFV
El pasado 16 de enero, Irán lanzó varios misiles balísticos sobre Erbil, la capital del Kurdistán iraquí y cerca de una base militar estadounidense que no resultó dañada. El régimen de los ayatolas comunicó que su objetivo eran bases militares israelíes y una agencia de espionaje del Mosad. Lo cual permite establecer un primer enunciado: aunque pudo parecer o interpretarse como una respuesta a la eliminación de un comandante iraní por parte de Israel, el conflicto entre Hamás e Israel no ha provocado una serie de conflictos en cadena; simplemente ha funcionado como pretexto para activar conflictos latentes o en pausa. Irán eliminó en ese ataque a un empresario norteamericano. En marzo de 2022 -sólo un mes después de que Rusia iniciase la invasión completa de Ucrania-, Irán ejecutó una operación similar en Erbil contra otro empresario que, según la agencia Reuters, proyectaba exportar gas a Turquía y Europa con ayuda de Israel.
Esa misma noche, Irán atacó refugios del Daesh en Siria. Por último, la Guardia Revolucionaria iraní bombardeó dos bases salafistas -rama suní- de la insurgencia baluchí en Pakistán. El segundo enunciado es que el ataque a Erbil fue, primero, una operación geopolítica, producto de un nuevo desorden mundial no causado por la respuesta de Israel al ataque de Hamás: el desorden ya estaba ahí; segundo, el lanzamiento de misiles en Erbil fue una operación de desestabilización y, por último, también una maniobra de distracción: el 16 de enero los iraníes iban contra los yihadistas en Siria y Pakistán. 
"El 16 de enero los iraníes iban contra los yihadistas en Siria y Pakistán"
En definitiva, de los tres actores decisivos en estos episodios -cuatro si incluimos el yihadismo-, ninguno es hoy aliado preferente de Estados Unidos. Siria e Irán -donde 500 personas han muerto y más de 20.000 han sido detenidas tras el inicio de las protestas a finales de 2019- se encuentran en la órbita rusa y Pakistán -que mantuvo hasta hace una década buenas relaciones con Estados Unidos y es potencia nuclear-, en la órbita de influencia económica china. En el último bienio, las relaciones entre ambos países se han rehecho, pero, ante la pujanza china, parece que Estados Unidos necesita más de Pakistán que al contrario. En cuanto a Siria, Putin apoyó a Al-Asad contra el yihadismo y el abandono de Afganistán ha debilitado la jerarquía norteamericana en la zona como abanderado de la lucha contra el terrorismo islámico. Lo cual ha coincidido con una intensificación de la presión sobre el Kurdistán, donde gobierna el partido aliado de Estados Unidos. Es decir, el nuevo desorden mundial no es achacable a Trump, o no únicamente achacable a Trump. 
Dos días después, el 18 de enero, Pakistán respondió del mismo modo. Identificó y disparó contra la insurgencia baluchí en suelo iraní -provincia de Sistán-. Irán y Pakistán se reparten el control de la región fronteriza de Baluchistán -que también incluye una porción del sur de Afganistán-, de 15 millones de habitantes y rico en minerales. Teherán e Islamabad son aliados contra los yihadistas, e incluso realizan maniobras y operaciones militares conjuntas en su lucha contra los ‘sarmachars’ -terroristas islámicos-: salafistas en la zona de Irán e independentistas y comunistas (Ejército de Liberación) en la zona pakistaní. Irán y Pakistán comenzaron a trabajar juntos en 2017, a raíz del asesinato de 10 guardias fronterizos de Sistán y Baluchistán. Sin embargo, la semana pasada, ambos países se acusaban de no hacer todo lo necesario para combatir la insurgencia. De hecho, Irán había sufrido el mayor atentado desde la configuración de la República Islámica el 3 de enero y el asesinato de un coronel de su Guardia Revolucionaria. La insurgencia salafista baluchí, Jaish A-Adl, se responsabilizó de ambos crímenes.    
A priori, y a pesar de las tensiones entre los dos países, hay un motivo de peso para pensar que la escalada no irá a mayores: China. Al gigante silencioso no le conviene agitar esa parte del tablero. El catedrático de Historia Global Peter Frankopan publicó en 2019 que China proyectaba inversiones multimillonarias en Pakistán, como parte del corredor económico entre los dos países. China podría invertir en Pakistán hasta cien mil millones de dólares en una década, entre carreteras, trenes de alta velocidad, centrales energéticas -eólicas y eléctricas- y un puerto de aguas profundas precisamente en Baluchistán, acompañado de depuradoras. Pakistán necesita mantener la seguridad en la región. Precisamente en 2017 Islamabad creó un nuevo cuerpo militar, formado por 15.000 efectivos, para garantizar la protección de trabajadores y ciudadanos chinos residentes en el país y destinados también en Baluchistán. Al otro lado de la frontera, China aprovechó el restablecimiento de las sanciones norteamericanas a Irán en 2018 para ocupar los espacios dejados por empresas estadounidenses y europeas. Si bien, China tampoco quiere que Irán suponga otro punto de fricción con Estados Unidos. El funambulismo chino y su obsesión por controlar todos los movimientos independentistas es clave para mantener la estabilidad de la región y contener la tensión entre Irán y Pakistán. 
Para comentar y votar, es necesario iniciar sesión
Opinión
Javier Redondo

¿Por qué Irán atacó en una misma semana objetivos en Iraq, Siria y Pakistán? ¿Qué relación puede tener con la crisis en Medio Oriente? Analizamos esta situación de la mano de Javier Redondo, profesor de los grados en FPE y Comunicación Global de la UFV. Leer más

Pierbattista Card. Pizzaballa

En la carta a toda la Diócesis, Pierbattista Card. Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, condena los actos terroristas cometidos por Hamás y los intensos bombardeos de Israel a Gaza. Leer más

Galería Multimedia
Irene Sánchez NBC TELEMUNDO (MIAMI) Roberto Fernández Balaguer TELECINCO Angie Rigueiro ANTENA 3 Óscar Rincón LA SEXTA Helena Crespí TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Pablo Pinto DEPORTES CUATRO Belén Chiloeches PERIODISTA INTERNACIONAL FREELANCE Álvaro de la Lama REAL MADRID TELEVISIÓN Federico Cardelús TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Óscar Mijallo TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Laura Gómez TELEMADRID | Rai Robledo Ricardo Altable TELEMADRID Arantxa Gómez EL HORMIGUERO Miguel Ángel Fonta CORRESPONSAL DE TVE EN LONDRES Javier Trinidad LA SEXTA Guillermo Fernández de Oliveira ZAPRUDER PICTURES Pedro González Kühn SINTAGMA FILMS Belén Palancar DEUTSCHE WELLE Y TELECINCO Verónica Zumalacárregui TELEVISIÓN ESPAÑOLA (TVE) Jesús Labandeira Mediaset España Guillermo Patrikios CINEASTA Álvaro Vilches PRENSA DE LA VUELTA
Calendario
  • Evento propio
  • Evento ajeno
Síguenos
Suscríbete a nuestro Newsletter